Envíos gratis en compras igual o superior a $50.000

Carrito de compra

0

Tu carrito de compra está vacío

Comprar ahora

5 comiditas coreanas que AMAMOS, ¡y que además puedes cocinar en tu casa!

0 Comentarioa
5 comiditas coreanas que AMAMOS, ¡y que además puedes cocinar en tu casa!

Por @eve_lynvv

Con el tema de la pandemia y el encierro, estamos todos con la ansiedad disparada a mil por ciento. Eso, junto a las maratones de dramas que nos damos, lo único que logran es que terminemos con antojos malditos de comida coreana a la vena, ¿les pasa también?

Pero no por eso vamos a tomar malas elecciones y terminar comiendo puro ramyeon y pollo frito, no pues, cuidemos el cuerpo. Hay muchas comidas coreanas sanitas y ricas, para darle nutrientes al cuerpo y que también podemos hacer en casa de forma súper fácil. Yo tengo un libro de cocina coreana, pero es súper técnico y de recetas muy tradicionales con algunos ingredientes que no se pueden conseguir acá, asi que las recetitas van a ir enlazadas a dos de mis blogs favoritos de comida coreana.

¡Son a prueba de principiantes en la cocina!

Bibimbap: este plato es básicamente un Bol con arroz cocido -sin sal ni aceite-, al que agregas varias verduritas y carne, y un huevo frito encima, y que mezclas poniéndole un poco de salsa gochujang para dar más sabor. Es la recomendación número uno para las personas que nunca han comido comida coreana y les preocupa el picante. Te dejo las recetas de My Korean kitchen y Korean Bapsang. Si no comes carne no te preocupes, también hay receta vegana.

Japchae: los fideos de camote salteados junto a vegetales, carne y esa salsa deliciosa son la cosa más rica del mundo (literal me puse a babear escribiendo esto). Mi favorito siempre ha sido el del Dariwon y pucha que lo extraño, aunque acá en casa los cocino y quedan de rechuparse los dedos. Estos fideos suelen servirse solitos como plato principal o también como colación, acompañado de arroz cocido. Te dejo la receta que uso yo, toma un poco de tiempo, pero vale mucho la pena. No es picante y creo yo, a prueba de mañosos. Además, si no comes carne puedes reemplazarla por champiñones y dejar el plato totalmente apto para consumo vegano pues no lleva salsas con ingredientes animales.

Tteokbokki: las masitas de arroz de forma tubular son famosísimas y más en este plato, donde van empapadas en una salsa picante agridulce junto a tortas de pescado, cebollín y huevo duro. Es riquísimo y su versión con queso o con fideos de ramyeon es el mejor glow-up que le pudieron dar. Aún me atormenta el pote gigante de Tteok picante que no me pude comer. Algunos supermercados coreanos de Patronato venden kits listos de este plato para llegar y cocinar, o incluso vasitos donde solo agregas agua caliente y esperas. Te dejo acá la receta top que yo utilizo, y también una alternativa vegana porque en la receta tradicional se usan tortitas con masa de pescado.

Samgyetang: el pollito al ginseng hecho sopa, es lo más rico y no solo para invierno, pues en Corea este plato se come durante el sambok, que son los tres días más calurosos del verano. Su gracia es que te ayuda a reponer energías gracias al ginseng y al caldito. La clásica sopita de pollo con arroz, pero tuneada al máximo. Mi favorita siempre y especialmente cuando caigo resfriada o noto mis defensas muy bajas. En Patronato pueden comprar el kit de hierbas para hacer samgyetang, y solo necesitan pollo entero, cebollín y arroz para cocinarlo. Les dejo la receta acá. Recuerden tener un pocillo con sal y pimienta listos para aderezar la sopita al servir o para ir comiéndose los trozos de pollo. Acá no hay receta vegana porque es básicamente sopita de pollo.

Gimbap: un clásico a la hora de la colación y de días donde no tienes idea qué comer o sabes que no vas a poder sentarte tranquilamente. Algunas personas le dicen “el sushi coreano” pero en realidad no tienen nada que ver. El kimbap es un rollo de alga kim, que dentro tiene arroz blanco cocido y aliñado con sal y aceite de sésamo, y relleno con verduras salteadas, rábano encurtido, carne, kanikama o pollo, tortilla de huevo y en realidad lo que te tinque ponerle. Es súper fácil de hacer, pero demora un buen rato pues hay que armar cada rollito con amor y firmeza, asi que si vas a hacer te recomiendo hacer muchos de una vez y guardarlos en el refrigerador. La receta acá y la variación vegana aquí.

Bonus: Omurice

Quienes vieron el drama Rooftop prince deben estar acordándose de esta receta. El Omurice es una receta japonesa/occidental que en Corea se disfruta harto porque es rica y fácil de hacer. Es un omelette de huevo que va relleno de arroz frito con verduras y spam (o carne), que coronas con una decoración de kétchup. Comfort food al instante. No creo que exista alternativa vegana a esto, a menos que haya algún substituto de huevo disponible acá (asi que si saben, ¡pasen el dato porfis!).

Mi receta para 4 porciones grandes:

1 latita de spam
1 cebollín
Media cebolla
1 zanahoria
8 huevos grandes
2 tazas de arroz (si tienes arroz del día anterior, mejor aún)
Sal y aceite
Salsa de soya
Ketchup

Preparación:

1.- Comienzas lavando y enjuagando el arroz, hasta que el agua salga clara. Luego cócelo sin sal ni aceite y con un poco menos de agua para que no se pegue mucho.

2.- Pica los ingredientes en cuadritos muy finos. El spam, la cebolla, la zanahoria, y el cebollín. Reserva hasta que el arroz esté cocido.

3.- En un sartén hondo, agrega 2 cucharadas soperas de aceite y saltea la zanahoria y la cebolla. Cuando la cebolla esté algo transparente, agrega el spam y una cucharada de salsa de soya. Yo uso siempre salsa de soya coreana que no es tan salada ni deja negro.

4.- Agrega el arroz cocido a la mezcla de verduras y spam, revuelve mucho para que todo se incorpore y agrega dos cucharadas soperas de kétchup (con too o sino pa kéee). Quita del fuego y reserva. Ahora nos vamos a hacer los omeletts.

5.- Ve haciendo cada omelette de forma individual, con dos huevos cada uno. Mezcla bien en un bol, agrega una pizca de sal y ponlo en una sartén antiadherente con un poquito de aceite. Cuando se haya cuajado de las orillas pero mantenga el centro húmedo, agrega tres a cuatro cucharadas soperas de la mezcla del arroz y verduras al interior del omelette formando un lulo en el medio, y rápidamente con una espátula lleva las orillas hacia el medio donde está el montón de arroz. Da vuelta rápidamente el Omelette en un plato, y decóralo con kétchup. Haz este mismo paso con los demás huevos, ¡y listo! Está listo para comer.

¡Cuéntenos si se animan a preparar alguna! Y si tienen otra que compartir déjenlas en los comentarios.

Categorías : Glowi blog

Coméntanos aquí