fbpx
Inicio SKINCARE ¿Cómo funcionan los ácidos en la piel?

¿Cómo funcionan los ácidos en la piel?

Por @eve_lynvv

Si llegaste hace poquito a este lindo arte de cuidarte la piel de tu carita, estoy segura de que hay más de una sigla que te deja knock-out. Si, los famosos AHA/BHA/PHA y LHA… y de seguro más te confundes cuando tratas de averiguar para qué sirven y cómo usarlos… ¿cierto que sí?

Bueno, ahora voy a darles todos los tips e información que necesitan, para que ya nunca más tengan dudas y puedan incluirlos en su rutina del mejor modo posible ♥.

Los ácidos exfoliantes, actualmente se dividen en 4 categorías y cada categoría tiene su propia sigla que corresponde al tipo de hidroxiácido que es. Estos ácidos exfoliantes actúan de dos modos, ya sea despegando las uniones proteicas entre células muertas (los corneocitos planitos que forman la tan famosa “capa córnea”, la última capa y más superficial de la epidermis) y también acelerando la velocidad en la que el ciclo natural de renovación celular de la epidermis se produce.

AHA

Los AHA (sigla que usamos para hablar de los Alfa Hidro Ácidos), categoría en la que tenemos al tan usado ácido glicólico que se extrae de la caña del azúcar, al humectante ácido láctico, el suavecito y apto para rosácea ácido mandélico y otros famosos estabilizadores de pH como el ácido cítrico, son ácidos que actúan disolviendo estos enlaces o uniones entre células muertas, para que estas células puedan liberarse y dar paso al surgimiento de otras células que vienen desde la base.

Ojo, que la concentración es importante cuando hablamos de AHAs y su acción, pues si buscamos que el ácido cumpla su función exfoliante, despigmentante y promotora de colágeno, lo ideal es que busquemos concentraciones mayores a 5%, ya que de usar concentraciones menores, sólo estaremos humectando y exfoliando muy, muy ligeramente.

Con los AHA necesitas ser muy consciente del uso del protector solar, ya que todos los alfa hidroxi a excepción del ácido mandélico, causan fotosensibilidad en la piel. Eso significa que hacen a tu piel propensa al daño solar, por lo que si no te preocupas de utilizar protección solar o evitar la exposición directa al sol, terminarás con más manchas en la piel y claramente no es la idea.

¿En qué ayudan los AHA? Su aporte en la mejora de la calidad de nuestra piel es enorme: nos ayudan a mejorar la textura y apariencia de poros dilatados, a deshacernos de la acumulación de células muertas, por ende, suavizan la piel, ayudan a despigmentar manchas causadas por el sol o por lesiones de acné recientes y además al ayudar a nuestra piel a producir más colágeno gracias a este proceso de aceleramiento de renovación celular, ayudan también a mejorar la firmeza de ésta y a minimizar la apariencia de arrugas.

BHA

Cuando hablamos de BHA, y especialmente en cosmética coreana, se tiende a incluir a muchos ingredientes, ya sean derivados o extractos botánicos… pero la realidad es que si cosmetológicamente nos referimos a BHA (Beta hidroxi ácido), estamos hablando sólo del muy conocido Ácido Salicílico.

Este ácido, actúa no en superficie como los AHA, sino que el muy clever, entra por los poros hacia los folículos pilosebáceos, y ahí es donde hace su trabajo: comienza a limpiarlo de sebo, células muertas y suciedad, literalmente destapándolo y evitando que exista una posible congestión.

Por eso queridos Glowines, si les apareció un unicornio o mini granito, la única forma de destaparlo es aplicando BHA encima del dichoso granito. No exfoliando ni poniendo nada más. BHA es el que hace la magia.

El ácido salicílico actúa entonces controlando la producción de la secreción sebácea, destapando los poros congestionados, aliviando la rojez de los brotes que ya están congestionados, mejora la textura de la piel y además ejerce una acción antibacterial.

¿Por qué decía que hay que vigilar bien a qué llamamos BHA? Porque el derivado “betaine Salicylate” es una mezcla muy suavizada de ácido salicílico, y ello implica que la potencia no es la misma del ácido salicílico. Por otro lado, los extractos de aguas de sauce, no tienen propiedades exfoliantes, sino humectantes o antioxidantes, por lo que no cumplen la misma función que el ácido salicílico.

¿Y qué pasa si los AHA y BHA son muy fuertes para tu piel? ¿Piensas que deberías resignarte a no usar ácidos en tu rutina? Por fortuna, no es así. Si bien estos ácidos son muy potentes, la industria cosmética tiene en cuenta que en pieles muy reactivas o sensibles pueden causar problemas de irritación, y es por ese motivo que actualmente existen nuevas categorías dentro de los ácidos exfoliantes. Categorías más suaves pero igualmente efectivas, que ayudan con problemas específicos sin irritar la piel.

PHA

Los PHA (Poli hidroxi ácidos) son la segunda generación de los AHA ya que actúan de misma manera liberando los enlaces entre células, y corresponden a dos activos específicos: ácido Lactobiónico y Gluconolactona. Una de las grandes ventajas de estos ingredientes versus los AHA, es que además de ser humectantes, cumplen también con función antioxidante y probiótica, lo que ayuda a calmar una piel ya irritada. No producen ardor cuando son utilizados, en comparación a los AHA, y no provocan fotosensibilidad a la piel, así que por eso pueden ser utilizados durante el día sin problemas o riesgo.

Finalmente, LHA (lipo hidroxi ácido), la nueva generación derivada del BHA, se refiere a un solo ingrediente por ahora: Capryloyl Salicylic acid (inci). Este activo tiene efecto exfoliante persistente gracias a la acción que tiene liberando las uniones entre células muertas, pero es más efectivo y persistente que el ácido salicílico pues se abre paso entre las células de la epidermis, llegando a más profundidad y teniendo efectos positivos en cuanto a la mejora de grosor de capas más profundas. Al ser un ácido exfoliante, además de tener efectos positivos en la textura de la piel, ayuda a controlar el acné que se presenta con comedones.

Ahora bien… la pregunta del millón:

Evecita, ¿y cómo usamos los ácidos estos?

Lo primero es que identifiquen el objetivo que quieren lograr. Si quieren despigmentar manchas, iluminar la piel o darle suavidad, los indicados son AHA o PHA.

Si quieren tratar puntos negros y desinflamar granitos en formación, entonces BHA o LHA son la mejor opción.

¿Cuál elegir?

Si tu piel es resistente, puedes elegir AHA y BHA. Si tu piel está sensibilizada, entonces PHA y LHA. No necesitas usar AHA y PHA juntos, no tiene sentido porque son compuestos que actúan de un modo similar y con el mismo objetivo.

¿Cómo usar?

Si usas AHA, debe ser usado tras de tu doble limpieza, en la noche. Lo aplicas en el rostro y dejas por 15 minutos, para luego seguir con tu rutina.

En el caso de BHA, PHA y LHA, como son ácidos que no provocan fotosensibilidad, puedes usarlos en el día sin problema, ¡recuerda usarlos tras la limpieza!

Antes de usar estos ácidos, te recomiendo hacer el Test de tolerancia cosmética (el famoso test de parcheee), incluir 1 ácido por 1 vez a la semana, recordar que tienes que usar protector solar si o si, y poner atención a lo que te quiere decir tu piel. Porque la idea nunca es irritarla ni empeorarla, ¿cierto?

¡Y con esto termina la mini clase de hoy!

Sigue el blog de Eve en www.koreanbeautydream.com.

Compartir:

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Criptoglowis